Proceso UHT

Consiste en calentar los alimentos rápidamente entre los 120 a 200 °C, según que alimentos sea, durante unos 5 a 8 segundos y después se enfría rápidamente a temperaturas menores a 4 °C. Esto produce una esterilización comercial, que mata gran parte de las bacterias. Los alimentos sometidos a este proceso duran entre seis a nueve meses en el envase. Éstos son los que vienen en Tetrapak y similares.

Con la cocción se destruye la vitamina A, la vitamina C, la vitamina B1, la vitamina B6, el ácido fólico y otros antioxidantes. La vitamina K pareciera bastante estable con la cocción. El cocinar en microondas produce la mayor pérdida de vitamina K.

Algunos nutrientes como el beta caroteno y algunas fracciones de vitamina E suelen aumentar su acción con los alimentos cocidos.

El problema con el proceso UHT es que se destruye la vida de los alimentos. Un alimento que ya no es capaz de echarse a perder en poco tiempo está bajo las mismas leyes que un mineral. Es decir es como una sustancia muerta, por más que se llame “larga vida”.

Las fuerzas vitales, no son reconocidas por la ciencia natural habitual, que sólo es capaz de medir, pesar sustancias y analizar los componentes de los alimentos por ej. La vida es mucho más que componentes aislados de los alimentos (carbohidratos, minerales, oligoelementos, trazas etc.). En la vida hay relaciones, hay movimiento, hay transformación. Ella es una fuerza invisible, cuyas manifestaciones podemos apreciar a través de fenómenos sensibles, como el crecimiento, la reproducción, la metamorfosis. Ninguno de estos fenómenos se produce en el reino mineral.

Entonces, el problema de comer todo cocido o más que cocido, sometido al proceso UHT, es que estamos comiendo alimentos en un estado casi mineral. Esto no nutre de verdad, ya que sabemos, desde la nutrición a la luz de la Antroposofia, que lo que de verdad nutre, más que los componentes de los alimentos, son las fuerzas que hay en ellos. Por eso las compotas que vienen en envases desechables, aunque sean orgánicas, sin azúcar, sin aditivos, no son buenas para la salud. Por supuesto que sería peor si tuvieran azúcar y aditivos químicos. Pero:

1 – están sometidas al proceso UHT, por lo tanto la fruta está llevada a un estadio cuasi mineral. Se les han destruido vitaminas y sobre todo las fuerzas vitales.

2- a pesar de que no tienen azúcar, son sumamente concentradas y dulces. No hay en las frutas naturales una fruta que sea tan dulce como son estas compotas o estos jugos (los niños los devoran como si fueran una golosina). Por lo tanto cuando los niños se acostumbran a comerlos, ya encuentran que las frutas naturales no tienen gracia, que son aburridas, y comienzan a rechazar los alimentos frescos. Se pervierte su sentido gustativo, ya no sienten el placer con los sabores de la naturaleza.

3 – una compota o un jugo de esos envasados, contiene una alta carga de glucosa, que se suele comer a gran velocidad, por lo tanto produce un peak de hiperglicemia, que produce un hiperinsulinismo secundario. Todo esto es dañino para la salud y lejos de nutrir, produce daño.

4 – además, vienen en esos envases que son tan poco amigables con el medio ambiente y su consumo contribuye a aumentar la basura “indigesta” para nuestro planeta.

Bibliografía

-Food Sci Nutr. 2018 May; 6(3): 594–601.

Published online 2018 Feb 6. doi: 10.1002/fsn3.593

Effect of ultrahigh temperature treatment on qualities of watermelon juice

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5980399/

-https://es.wikipedia.org/wiki/Ultrapasteurizaci%C3%B3n

Categorías: Blog